martes, septiembre 13, 2005

Imágenes (3). VOYEURISTAS CIEGOS

Cada vez que voy al cine me vuelvo a sorprender de ese territorio misterioso que habitamos cuando estamos en la butaca, apagan las luces y en la pantalla se abre un mundo. Otro mundo.

Dejamos atrás la “realidad” y comienza un proceso de “suspensión de la incredulidad”: creemos todo lo que ocurre en la pantalla como si fuera verdadero.


Como arte del relato el cine es un juego de promesas: siempre estamos esperando que algo ocurra. Como arte visual es un juego de simulaciones: las imágenes se parecen a la realidad, los actores interpretan personajes, lo que ocurre parece ser real.

Las imágenes transmiten una “impresión de realidad” a tal grado que algunos de los espectadores de la primera función de cine en 1895 salieron arrancando de la sala ante la “Llegada del tren a la estación.” Además, en una sala de cine las fantasías, aún las más descabelladas, nos parecen verosímiles porque tienen la apariencia de lo verdadero.


Mientras tanto, desde la butaca, entramos en un estado de pasividad corporal mientras nuestros oídos y nuestros ojos se activan al máximo. Pero, cuidado, el arte visual más importante que conocemos nos convierte en ciegos.

Cuando somos lectores y el escritor, por ejemplo, relata “en una noche lluviosa, el viento penetraba en el andén de la estación de trenes”, cada uno de nosotros construye, de manera inconsciente y basados en nuestras experiencias, una imagen mental de una “noche lluviosa”, de un ”viento que penetra”, de una “estación de trenes”. En la literatura somos nosotros los autores de las imágenes.

Pero el cine es el mundo de lo concreto. El director nos muestra su noche lluviosa, su viento, su estación de trenes. Es decir, su versión de las cosas, sus imágenes mentales ya concretadas en objetos y personas. Además, con los ángulos de cámara decidirá desde donde vemos la acción y a qué distancia, cual será la iluminación y cuales los sonidos que crearán una atmósfera.

El cineasta define todo y la cámara se convierte en los ojos del espectador. Mientras tanto, este yace inmóvil, a oscuras, envuelto por la visión del director y durante su quietud física será atrapado por el movimiento y recorrerá el tiempo y el espacio conducido por el ojo y la cámara del director. En ese instante, nuestra mirada ya no nos pertenece, la hemos delegado.

Al mirar la pantalla, nos transformamos en ciegos. En una sala de cine somos voyeuristas, pero voyeuristas ciegos que miramos según los deseos del otro.

21 comentarios:

Ariana en Chile dijo...

si puede ser...
pero eso depende...
porque las distintas personas, tienen distintas sentidos hipersensibles.....y a algunos la lectura, por tanto la imaginación, les provoca sensaciones especiales, a otros las imagenes los provoca, los seduce....

SATI dijo...

Pero cuando estoy en la butaca, me gusta ser "ciego".... y el ciego debe concentrar todos sus esfuerzos en los otros sentidos.... he ahí cuando la imaginación me transporta, permitiendome ser protagonista o simple actor secundario de una historia a la que YO escogi entrar... Saludos...

inCuerdo dijo...

oo Mr Góngora... me has robado los ojos...

pero igual VEO ue siguió mi consejo del verificador...

.:: blackbird ::. dijo...

Yo diría que Augusto me robó las manos y el pensamiento para escribir esto, que es el mismo sentimiento que me ocurre a mi, cuando me voy a mi "refugio" (que es así como llamo a la sala oscura).
Lo que sucede en ese lugar y en ese momento, es pura magia, trasunta lo meramente explicable verbalmente.

Igual creo que los amantes del cine somos mucho más cómodos, en comparación con los literatos, con eso que nos dan todo hecho, la actitud pasiva y receptiva de todo lo que nos cuentan...
Aún asi, me quedo con la ilusión de las imágenes. Esas que nos transportan a mundos distintos y nos hacen sufrir, llorar, reir, pensar e identificarnos.
Cuando pasa eso, el cine cumplió su función.

Saludos
C.

feña dijo...

sin ser amante del cine, me parece que se pasó por alto que el estado de butaca es a la vez introspectivo. Las imagenes son de otro, pero la mente trabaja casi como en los sueños. Entendemos lo que vemos desde lo que hay en la mente, en el sótano de la mente (salvo cuando uno ve peliculas tomando notas, preparando alguna cosa académica). No creo que ciegos, sólo los ojos cerrados, y casi soñando.

Alonso Pardo Net dijo...

Debe ser por ello mismo que no me gusta el cine. Soy el típico amargado que en ese espacio de la butaca está buscando el mínimo detalle que haga inverosimil lo que nos quiera demostrar el Director. Nunca he terminado de ver alguna película de ciencia ficción. Por el contrario soy un amante del teatro.
En el teatro uno podría abalanzarse sobre Julieta e impedir su muerte. En el cine las pocas veces que voy son a películas históricas o documentales. Mi capacidad para imaginarme otros mundos es nula, por eso nunca he podido disfrutar de este nuevo arte. En todo caso con tu post he encontrado la respuesta a mi apatía. Nos estamos leyendo por ahí.

Shidi ! dijo...

Para mí el cine y la sucesión de imágenes son muchas cosas. Cuando pagas tu entrada y comentas bien la peli, estás comprándole la propia "dictadura" al director que te quiso mostrar algo. Pero como la libertad, en su más básica expresión, es algo inalienable, las imágenes me tocan, no sólo porque el dire lo quiso así, sino también porque yo lo acepté. Es una dictadura consensuada.
salu2
Shidi !

camafeo dijo...

Alguna vez leí un libro que afirmaba que Beethoven se quedó ciego, no sordo como todos pensamos.
Obviamente, era una metáfora, mostrando que los músicos pierden su sensibilidad visual al sólo enfocarse en su arte. Por eso el tipo apuntaba a una sóla educación artística desde el prekinder, un arte integrador.

Me fui para otra parte, pero tu post me hizo recordar la cita.

Saludos

(¬.¬') dijo...

TIene razon don gongora...es tb me pasa dvd ...o sea he llorado con pocos pelis...vi I.A y quede para la Mal muy mal.

en fin...don gongora ...¿me va a postear?

yap chaup.

Raul dijo...

Yo creo k el cine, es una nueva forma de literatura, por supuesto concordamos k la imaginacion keda un poco de lado, pero ahi esta la diferencia de artes.

Como la pintura es arte de solo mirar -y porsupuesto despues viene el analisis- la "literatura escrita" se sentra en la trama y nos hace imaginar. El cine es un poco una mescla de los dos, No importa si la trama es exelente, se requiere una buena narrativa visual para hacerla funcionar, funciona tambien al revez.
Es verdad lo k dices con respecto al cine, pero este arte es distinto, uno narra de forma verval, y otro de forma visual.

No se puede comparar, es como discutir que es mejor, La pintura, o la escultra.

Me alarge XD, buen post.

Antonio Romero dijo...

Augusto: Te encuentro razón que somos un poco ciegos. pero nos gusta serlos. Recuerdas lo de la Aguja Hipodérmica y el Radioteatro de Welles, "La Guerra de los Mundos" el impacto fue tal, al irse el radioteatro directo a la vena de los auditores, que muchos creyeron que era verdad. En el cine pasa lo mismo. Somos Ciegos y Voyeuristas. Nos gusta ver cine para evadir la realidad. Es calmante a la vena. Es magia. Copperfield de verdad no vuela, pero nos gusta creer que sí lo hace. No hay nada más fraudulento cuando nos damos cuenta de los trucos y efectos visuales en las películas (el bombardeo a las maquetas en "Pearl Harbor") El gabinete del Doctor Caligari lo estudiamos por su contenido y mensaje más que por que nos impresione su imagen. En fin, creo que somos mas voyeuristas que ciegos, o si no, no conoceriamos a Linda Lovelace y la industria que ella es figura.

ARC.

Anastassia dijo...

Estimado,

¡Pero qué bonito cómo escribe!, igual Mekano ya lo cantó,en "Cine" ¿recuerdas? "El cuerpo de esa chica que empezó a temblar, cuando el protagonista la intentó besar, me hicieron sentir que estaba ahí, que era feliz".
Lo de voyeur es tema (sobre eso, lejos el mejor film al respecto, no es a mi parecer "la ventana indiscreta" de Hitchcok, ni su remake protagonizada por un perápléjico y muy guapo igual, C. Reeves, sino "No amarás" el dekálogo 6, del sinigual y maravilloso Kievlowski -mi director favorito y film favorito on the world, cabe quizá mencionar). Igual, es un tema entrete ese, o sea ser "voyeurs", es sinónimo de ¿ ser metidos donde no nos importa por el hecho de gustar ver/leer historias ajenas, por ende gente con costumbres reprochables? o ¿somos intelectualmente ávidos de conocmiento, por ende imitables?. Me pregunto lo mismo cuando me siento "bien" por amar las biografías y no leer lo farandulesco. Por ejemplo, leí la biografía de Cleopatara, Moisés, Ramsés II, Pedro el Grande, Salomé María Antonieta y otras. Ando persiguiendo la de Sarmiento, Lola Mora y la de Napoleón por Gallo (que está muy cara), etc. Y por tanto soy "culta" y dentro de la elite, "cool". Pero quienes leen la vida de lady Di, o esperaron ávidos la "verdad" de Kenita, son faranduleros y catalogados de frívolos. ¿Es lo mismo o no en escencia un lector de biografías como yo y una persona que se devorama el glamorama o LUN, o primer plano?. Claro, en mi caso son personajes históricos de trascendencia mundial en diversos ámbitos. Pero estos personajes faranduleros ¿no son lo mismo, famosos en este minuto, aunque en forma criolla?. Saber de Dumas hoy es de lo más que hay, pero era el top de los vendidos en su época (Allende o Serrano de hoy, bien "mal miradas" por la elite chilensis). Lo mismo que D'anunzio, hoy saber de él, y que escribió Cabiria y tal, es bien chic. Pero él escribió eso porque su onda era de lo más holliwoodense y se requería "rating" (taquilla). So, ser voyeur o "metido" ¿bien o mal?. Ud. que sabe del tema , ¿qué opina?

(Si me salió muy largo, sorry, disculpa y nunca más).

Irreverente dijo...

Buen Blog!!!

te invito a

http://i-reverencias.blogspot.com/

BLOGUITO CHILENO dijo...

A-GUSTO CON GONGORA...

HOLA:

Que bueno ha sido encontrar que revisas los comentarios..pero habrá espacio para que puedas responder?supongo que escaso de tiempo....interesante sería ver que dialogos o construcciones nuevas surgen del blog...nuevas ideas...es gusto y un privilegi poder interactuar contigo..

QUIERO UNA VEZ MAS RESALTAR, DESTACAR, RE INSISTIR CON LO QUE PROPUSO CLAUDIO DI GI ROLAMO...

CREAR UN CANAL DE TV CULTURAL PUBLICO TRANSMICION 24 HORAS!!!!


Y EL BLOG ES EL MEDIO PAA CONSEGUIRLO....SI USTEDES LOS ACTORES DE LOS MEDIOS...LOS QUE ESTAN EN LOS MEDIOS CENTRALES...QUE TIENEN LOS CONTACTOS INICIAN LA CAMPAÑA...LOS BLOGUER INTERESADOS SOLIDARIZARÁN CON ESA NECESIDAD CIUDADANA...DE CONTRUIR Y TENER DERECHO A VER PUBLICA Y GRATUITAMENTE NUESTRO PATRIMONIO CULTURAL POSITIVO....

POR EJEMPLO EL CANAL NOVASUR TELEVISION EDUCATIVA...DE TRANSMICION POR CABLE EN ESCUELAS MUNICIPALIZADAS HA LOGRADO QUE LOS ESTUDIANTES AUMENTEN SUS RNDIMIENTOS EN UN 12 A 14 % EN PRUEBAS SIMCE Y PSU!!!!

NUSTRA CIUDADANIA SERIA DISTINTA SI EXISTIERA BUENOS CONTENIDOS EN TV PUBLICA...Y NO QUE INTENTEN CASI OBLIGAR A CONTRATAR CABLE....YA QUE HAY 5 CANALES EN CHILE TV SEÑAL ABIERTA SUFIECIENTES...PARA LO QUE ES UN CONSUMODE 4 HORAS DIARIAS PROMEDIO DE CONSUMO TELEVISIVO..PARA QUE TANTOS CANALES...CUANDO ESA INVERSION SE PUEDE REALIZAR N LOS CENTROS CULTURALES COMUNITARIOS..ETC...

PARA VER QUE ES POSIBLE ES BUENO VER EL EFECTO DE LA CAMPAÑA MI PRIMER PC PERO DE VERDAD....5 BLOGUER LLEGARON A MOVILIZAR A 13.000 PERSONAS..5 EMPRESAS GRANDES..VARIAS UNIVERSIDADES Y UNA RED DE VOLUNTARIOS...

LO PODEMOS LOGRAR LO PODEMOS LOGRAR SI ENCONTRAMOS LA FUERZA PARA CRECER Y PARA ABANZAR TODO LO QUE QUEREMOS ES UN CANAL CULTURAL...LALALALALALAL

SALUDOS!!

sadkaiser dijo...

pienso q el cine me transporta a otro mundo, otro espacio, un espacio mio en el q yo me sumerjo en mis pensamientos no me gusta hablar en el solo concentrarme en mis sentidos agudizarlos para no dejar escapar ni un efecto ni un sonido todo..en la realidad veemos lo q ellos quieren q veamos somos parte del equipo de consumidores como si el cine estubiera dirigido por un gran dictador........ pero me encanta..
voyeuristas eso suena fuerte pero miron si eso si las peliculas me divierten me educan me distraen me hacen olvidar por unos intantes la realidad cotidiana

kasuro dijo...

Tuve una pareja que cortaba cualquier tipo de emociones al salir de la sala... Mataba con su realidad, afilada de tiempos muertos, cualquier atizbo de fantasía...

Por suerte mi apreciación del cine, muy similar a la de ud, no falleció por cansancio...

Hasta el día de hoy el séptimo arte es mi escape a lo mundano, mis alas, que me han proyectado a tantos, pero tantos mundos - unos más creibles que otros - saturados de vidas y contextos ajenos o cercanos que hasta días después del THE END me hacen pensar...

Mucha gente gusta del cine... Pero muy pocas lo viven...

PD: el otro día, por ejemplo, tuve la oportunidad de ver, y grabar, una joyita del cine nacional... LA joyita más amtigua para ser exactos... El husár de la muerte... Supongo que la vió no?, si no es así revise el ARTV... Ahí la proyectarón... Le juro que me emocioné al tener esa oportunidad...- bueh, tampoco llegué a llorar, no se crea...-


Saludos master...

interticio dijo...

Sorpresa saber que lo eruditos también blogean en sencillo, nada de sesudeces, más bien opiniones y eso es algo que se agradece, no es muy rico sentirse un "donnadie" sobre todo en temas en que uno es dinorante, digo yo.
Para mi el cine es como la literatura, mundos novedosos que que me plagian por un rato y elevan mis pies y cabeza, no me importa si me acusan de voyerista (en chileno), a veces la vida propia ya esta muy vista y me gusta sentir que un otro me regala a bajo costo un poquito de su propia mirada...total al final igual la voy a teñir su pto. de vista con el mio.
Cariños...saludos es muy frio, ok?

AM dijo...

pero nadie sabe que es lo que vemos detrás de lo que vemos. O sea está ese estímulo retiniano que hacemos pasar por historia y está lo que necesitamos saber para entender o mejor dicho "decodificar" lo que quiso decir el loco de la cámara. Por ejemplo uno no es tan ciego como para santiguarse con los arañazos del Jesus de Nazaret vía Mel Gibson. Ciego hasta por ahí no más, ciego en la medida que queremos (y podemos) creer. Digo yo.

: : SEGMENTO dijo...

y entonces, luego del asombro, comprendemos que esa impresión no es más que la estrecha capacidad de actuar de creativos en un mundo impropio.

Saludos, hartos.

c.a.n.p. dijo...

hola

Cecilia Figueroa dijo...

Qué proceso más forzado que relatar y exponer una imagen que no nos representa mucho. Hay excepciones. Me quedo siempre con los procesos no lineales, hechos absurdos y sucesos absurdos Un cine dentro del cine.