martes, octubre 18, 2005

LA FAMA Y EL PRESTIGIO

Hace un par de semanas leí una columna del escritor español Javier Marías llamada “El desprestigio del desprestigio” en la que afirma que “a la gente no le importa ya desprestigiarse”.

Tiene razón, pero creo que las cosas son peores. El desprestigio se ha convertido en una industria, en una manera de acaparar portadas o salir en la tele. Desprestigiarse es un buen negocio.

Antes los desprestigiados eran pocos, ahora son multitud. Hay campañas de desprestigio orquestadas por los propios “afectados” porque saben que así tendrán derecho a réplica y si logran altos grados de desprestigio es seguro que aumentarán sus ingresos y firmarán autógrafos.

Ya no hay asesores de imagen sino consejeros para obtener una mala reputación e incluso “personal trainers” para mantenerla por el mayor tiempo posible. Entre la fama y el prestigio ellos recomiendan la fama porque es la vía más directa al desprestigio y a los beneficios que este acarrea, incuyendo invitaciones a eventos repletos de cámaras y noteros simpáticos.

Dicen que el prestigio, en cambio, es una lata, viene del talento, la intuición y el trabajo disciplinado. Una vez a Picasso le preguntaron si la inspiración le llegaba o la buscaba. Me llega, contestó, pero procuro que me sorprenda trabajando.

O sea, el prestigio cuesta conseguirlo, hay que esforzarse mucho y a lo más se obtiene respeto y el enorme placer de la creación y el trabajo bien hecho. Mientras la fama la prestan, y sólo por un rato, el prestigio es de quien lo posee y habitualmente va creciendo con el tiempo gracias al empeño y la superación.

La nueva mala noticia es que el desprestigio llegó nada menos que al Senado de la República. A pesar de que el nuevo artículo octavo de la Constitución señala que todas las decisiones del Estado tienen carácter público, eliminando las sesiones y votaciones secretas, algunos senadores insisten en el secretismo y pretenden conservar en una especie de clandestinidad decisiones que involucran a todos los chilenos. No puedo dejar de recordar, aunque suene duro, que el decreto ley que creó la DINA era secreto, así como muchas leyes que durante la dictadura se fraguaron en las sombras.

Además, mantener oculta la información de qué parlamentarios y con qué fundamentos se inclinaron por una u otra opción al votar una ley no hace sino aumentar las sospechas de que podría haber algunos que representen intereses privados contrarios al interés público. Apuñalar la transparencia coarta los derechos ciudadanos y es un atentado a la democracia que, finalmente, es de todos. Y no hay que aceptar que se desprestigie.

16 comentarios:

inCuerdo dijo...

autodesprestigiarse para tener algo de prestigio... que estúpido... bueno el mundo del espectáculo y político son unos mundos estúpidos en realidad..

Shidi ! dijo...

El voto secreto es sólo para los ciudadanos, no para quienes son representantes de los mismos. Contradicciones que no debieran existir, porque NO son inherentes al sistema... fueron ideas plasmadas por alguien en una ley o una costumbre. Ley o costumbre lejana, obsoleta (si es que alguna vez tuvo sentido) y absurda.
Nada q ver con esto, pero con el tema del prestigio y la cita de Piccaso, me acordé de la admiración que sentí por Raúl Ruiz en su charla del martes en el Café Literario, lástima que no fuiste, estuvo muy bueno, a ver si hago un post de algunos apuntes que tomé.
Ruiz es una persona con prestigio. Y bien ganado.
salu2
Shidi !

Soledad Vial dijo...

Al final todos quieren salir bien en la foto….
Como ha llegado a ser un desprestigio el ser miembro de nuestro “Congreso”, un Senador de la Republica dice que ya le saco la placa al auto porque cada vez que lo dejaba estacionado en un lugar publico se lo escupían, ¿Por qué nuestra clase política tan admirada en tiempos pasados?, hoy esta tan mal vista, ¿serán los políticos?...............

grandchester dijo...

Tal vez la responsabilidad está en nososotros los ciudadanos. Aún no encontramos una via organizada que transmita estás objeciones y cuestionamientos y se transformen en acciones políticas de fiscalización o pleno rechazo a medidas como las que mencionas.
En algún minuto tendremos que volver a manifestarnos como civiles sujetos de derecho que estamos en desacuerdo con estas prácticas que benefician a los sospechosos de siempre...

Icy dijo...

Cito "Cambalache"... gran tango este:
"... Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor,ignorante, sabio,chorro, generoso o estafador.

Todo es igual nada es mejor. Lo mismo un burro que un gran profesor. No hay aplazaos ni escalafón,los ignorantes nos han igualao. Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición, da lo mismo que sea cura, colchonero,Rey de Bastos,caradura o polizón..."

Hoy es "top" ser mediocre, lo importante es tener poder y figurar, no importa el costo que tengas que pagar.

Hoy la gente buena y noble es tonta, y el/la que tiene principios es nerd.

Hoy cualquiera tiene precio, lo que importa es dar con él y pagarlo para que se ponga de tu lado...

En fin, no me gusta, lo rechazo... pero somos pocos los que nos sentimos así y mucho menos los que de verdad pueden hacer algo al respecto.

Personas con verdadero espíritu de servicio a la comunidad ya no quedan, creo que el último fue el Padre Hurtado (y eso que no soy Católica).

Buen tema este. Felicitaciones!

marcelo gallardo dijo...

creo que no vale la pena perder el tiempo tratando de explicar las razones que tiene el necio para serlo, pues el necio no tiene razones.

hace unos años atras con un amigo nos imaginabamos un nuevo super heroe chilensis que se llamaria "el desprestigiador", persdonaje que siempre aparecia en los momentos menos oportunos para desprestigiar al que se acababa de ir, hablar a sus espaldas y dejarlo mal con todo el mundo...

ahora parece que eso es bueno y no algo reprobable...

sera que los necios han tomado las riendas de sus propias vidas vacias o mas bien que son los medios de comunicacion los que han permitido que los mas estupidos figuren, mientras los prestigiosos duermen la siesta?

en fin, como decia Ignacius J. Raily, en la Conjura de los Necios: "este mundo ha perdido todo sentido de la geometria".

saludos,
m.

metropiezoacadarato dijo...

tú eres famoso?
prestigioso?
o famosamente prestigioso?

(aparte)
pero si ayer era martes y yo fui al cafe literario... y si había algún sustento para mi era ese... y me dijeron que no! que había sido el lunes y yo leí el mercurio del domingo... y fui el martes y la disonancia aquella, de que no fue ayer y raúl ruiz que se cree tan francés que viene apenas y que está tan viejo y me lo pierdo tanto! y yo tan joven y por mi torpeza juvenil me lo pierdo todos los años!
y hay que poner tantos acentos para optar a ser prestigioso. tanta tilde, tanto trámite. de todas maneras hay que ganárselo porque si no la ortografía daría lo mismo.

.:: blackbird ::. dijo...

Lo preocupante es cuando se desprestigian conscientes de que lo están haciendo, porque quiero creer que la mayoría de las veces lo hacen inconscientemente.

...y luego viene eso de "por la boca muere el pez" cuando ya es demasiado tarde para corregir el daño...

Un gran abrazo
C.

Zoltan Karpathy dijo...

A riesgo de desprestigiarme, no me refiero al tema sino a otra frase de Picasso: "Pintar es sólo otra forma de mantener un diario de vida". Hoy podria decir "un blog".
Tambien dijo "el arte es una forma de lavar del alma el polvo de la vida cotidiana".

vitta dijo...

hola
el juego del desprestigio, la fama y toda esa basura con la que nos llenan la cabeza...
que llegue al congreso que raro...
ooo... es obvio que no vana a querer tener que respondeer por sus acciones...
pero asi e sla vida nu mas
chao chao

eclosión de nada dijo...

desprestigiar a lavin votando por sebastian?
no se si será del mal gusto hablar asi con nombres de politica pero esto me esta dando vueltas...

Shidi ! dijo...

Augusto! por qué no avisaste que estaría Ruiz en enfoque! Yo justo me volé y no lo escuché :( snif!
Shidi !

blue dijo...

pero ¿porque el desprestigio cobra tanta plata por aparecer?.
echarle la culpa a la farándula es fácil. pero ¿que ciudadano opta por entender que eso es basura perecible, que ver en tv los nuevos supuestos desprestigios de ciertos personajes no vale, porque en dos años no recordará nada de eso, que ese tiempo lo PERDIÓ frente a la tv nacional?.¿ quien toma cartas en el asunto y decide libremente no VER NADA DE ESO?. nadie anda con pistola apuntándo para que seamos parte de ese mundo, ni siquiera somos parte, es ser un simple "estúpido" mirando estupideces.
políticamente hablando siempre he creído ( eso me lleva a seguir fiel en mi creencia actuando como tal), que uno puede usar el desprestigio de buena forma. claro, si opino que votar por Lavin sería lo peor para mi país, entonces no voto por el y así desprestigio su causa, dándole a entender que me parece mala. lo mismo se puede hacer si opino que la marca x de tal producto me parece que va en contra de lo que creo, fácil no la compro mas, y divulgo mi propuesta a otros. Si estoy en contra por ejemplo del diario EL MERCURIO, por encontrarlo como un encubridor a las cosas que pasaron en dictadura en mi país ¿ que hago leyéndolo el día de hoy? ¿prestugiar algo que en algun momento llegó a criticar, pero igual soy capaz de consumir? , talvez deberiamos ser mas extremos en ciertas posturas, mas idealistas como quieran llamarle.
saludos totales, eso, buen post.

Augusto Gongora dijo...

Creo que el tema es convertirnos en ciudadanos cada vez más activos con nuestros valores, participar en el debate público, plantear ideas, hacer las críticas,vivir la cultura, imaginar, crear, estar atentos. La farándula opera en el vacío, en la ausencia de un debate público atractivo, apasionante y soñador.

Shidi! me reta por no avisar que iba a entrevistar a Raúl Ruiz, cierto, fui un poco amermelado, pero en Concierto Enfoque Jueves siempre hay alguien interesante.
Descubro que blue es fanática de Paul Auster, somos miles, denle una mirada al post de ella.

Edge dijo...

Es verdad lo que dices en tu post.
El desprestigio últimamente es la forma más fácil de llegar al estrellato. Sin embargo es la forma más efimera de salir de él. Es pasajero.
El prestigio es pausado. Es lento. Es laborioso. Pero es posible llegar a ser famoso por esta vía. Es una vía mucho más lenta que la primera, pero arroja dividendos más duraderos y con mayor peso.

El problema de todo esto es cultural. Lo que es vendible o no. Lo que llega a la gente o no. A veces me da pena cuando en el almuerzo familiar se tocan temas de la farandula... temas tan banales que caen en la categoría de "socialmente inútil". Y somos precisamente nosotros (hablando como un ser parte de la sociedad) los que le damos cuerda a todo esto. Cambiémoslo de alguna vez.

Con respecto a Auster, puedes ver mi comentario donde BLUE.

Con respecto a Ruiz, lo iré a visitar esta semana en el Hoyts de La Reina.

SalU2
T.

Pd: Como amante del cine quizás te interese el blog que he creado. Estás cordialmente invitado.

sadkaiser dijo...

creo q el desprestigio nos llevara a un mundo en donde la television, la radio y todos los medios de comunicacion no aporten nada a la cultura:;
ya lo han echo unos pocos diarios y revistas como por eje las ultimas noticias, la cuarta y esos medios amarillistas q inventan cachuines baratos para poder vender y q estan de acuerdo con los "afectados"..
por cierto no los leo aunque me los regalen....
sad..