martes, octubre 21, 2008

Gomorra

En mayo de 2006 el escritor napolitano Roberto Saviano publica, a los 28 años, Gomorra, su primer libro, que le cambió la vida para siempre, y para mal. Después de estudiar filosofía y ejercer el periodismo la Camorra napolitana se convirtió en una obsesión que finalmente se tradujo en una larga y acuciosa investigación. El libro recibió excelentes críticas y vendió centenares de miles de ejemplares.

Gomorra comienza con una cita de Nicolás Maquiavelo que nos da señales acerca del mundo que se nos va a describir: "Aquellos que vencen, vencen de cualquier modo, pero sin mencionar nunca la verguenza."

A poco andar comenzaron las amenazas, públicas incluso, que fueron en ascenso hasta que Saviano comenzó a vivir día y noche rodeado de policías para evitar que lo asesinaran y terminó exiliado de su ciudad y ahora pasa sus días en una brutal clandestinidad.

Hace un par de días varias personalidades que han recibido el Premio Nobel solidarizaron con Roberto Saviano (en la foto) y sostuvieron que apelaban "a la responsabilidad del Estado (italiano), porque es intolerable que todo esto pueda suceder en Europa y en el 2008". El artículo fue firmado por tres premios Nobel de Literatura: el escritor turco Orhan Pamuk -que también ha sufrido presiones en su país por la publicación de sus libros-, el autor alemán Günter Grass y el dramaturgo italiano Dario Fo; dos de la Paz, el ex político ruso Mijaíl Gorbachov y el obispo sudafricano Desmond Tutu; y uno de Medicina, la neuróloga italiana Rita Levi Montalcini.

Para saber de qué estamos hablando hay que decir que la Camorra está conformada por 236 familias, cuenta con cerca de seis mil miembros y factura hasta US$40 mil millones anuales.

Comentando las características de la Camorra Saviano afirmó, en entrevista con el diario El País de España, que "los límites no terminan en el barrio o en la ciudad, como a menudo creen los especialistas. Me di cuenta de que la situación que estaba observando era universal. Los sistemas económicos criminales te permiten comprender en profundidad el mecanismo económico internacional."

"El modelo de las organizaciones criminales mafiosas - dice Saviano- no es El Padrino de Coppola, sino el Scarface de Brian de Palma, porque su personaje, Tony Montana, es alguien que se hace a sí mismo, sin hacer caso a las reglas, aunque con sus propias reglas".

Cuando se le pregunta a Saviano si volvería a escribir el libro su respuesta es dramática: "No. Y no por las amenazas, sino por todo lo que trajeron consigo: el comportamiento de los editores y de muchas personas cercanas. La solidaridad es sólo una palabra."
Y remata: "el éxito me condenó a muerte".

Luego vino la película, dirigida por Matteo Garrone, que hace algunas semanas tuve la oportunidad de ver en Roma.

Gomorra es un poderoso relato que tiene una atmósfera impresionante. Crea con gran coherencia espacios cinematográficos que parecen catacumbas urbanas en las que apenas llega la luz exterior. Paredes descascaradas, sitios baldíos, galpones en penumbras, construcciones a medio camino de las que no se sabe si son ruinas en decadencia o edificios que nunca fueron pensados para que alguien los habitara. En una narración de tono documental los espacios se convierten en teatrales escenarios en donde la mafia opera con absoluta impunidad, generando la sensación de un mundo irrespirable, de oscuridades en las que flota una violencia sin límites.


Así transcurren las vidas de niños que a los doce años pasan por pruebas atroces para llegar a ser parte de la organización mafiosa en donde, convertidos en asesinos, recibirán protección. Adolescentes que desarrollan relaciones enfermas con armas que terminan convirtiéndose en señas de identidad y de poder. Barrios en donde las mujeres tratan inútilmente de contener una violencia que penetra todos los rincones de su intimidad.

Por encima de todos ellos, la Camorra opera cotidianamente ejerciendo una violencia que penetra para siempre las vidas de personas que ya no pueden escapar del sistema.

A través de un relato desgarrador Saviano y Garrone describen un mundo en el que ya no falta nada por traicionar.

1 comentario:

Consejo Regional dijo...

Estimado Augusto

Mil discuplas por contacterte de esta manera poco formal, pero no veo otra salida :-)

Spy Presidente del Colegio de Periodistas de Rancagua y en conjunto con el Consejo de Cultura estamos planeando la realización del tercer seminario de periodismo y cultura, esta vez dedicado al bicentenario.

En reuniones de nuestro directorio tu nombre surgió casi de forma unánime como un aporte al tema. Por lo mismo me gustaría saber si podrías participar como expositor central de este encuentro, a desarrollarse el próximo 26 de octubre en Rancagua (el horario depende de tu disponibilidad de tiempo).

Espero tu respuesta, la cual me puedes hacer llegar a este correo: paropua2004@yahoo.com.mx. Por supuesto responderemos las dudas que tengas.

Agradecido de antemano, se despide

Patricio Rodríguez P.
Periodista